8 En paz me acostaré y así también dormiré; porque sólo tú, SEÑOR, me haces habitar seguro. flauta. Salmo de David.
9 Por tanto, mi corazón se alegra y mi alma se regocija; también mi carne morará segura,