9 Por tanto, mi corazón se alegra y mi alma se regocija; también mi carne morará segura,