17 Porque es en vano tender la red ante los ojos de cualquier ave;