30 ni quisieron aceptar mi consejo, y despreciaron toda mi reprensión;