31 Si el justo es recompensado en la tierra, ¡cuánto más el impío y el pecador!