29 El que turba su casa, heredará viento, y el necio será siervo del sabio de corazón.