8 El justo es librado de tribulación, y el impío toma su lugar.