7 Cuando muere el hombre impío, su esperanza se acaba, y la expectación de los poderosos perece.