25 El justo come hasta saciar su alma, pero el vientre de los impíos sufre escasez.