3 El que guarda su boca, preserva su vida; el que mucho abre sus labios, termina en ruina.