2 Del fruto de su boca el hombre comerá el bien, pero el deseo de los pérfidos es la violencia.