5 El justo aborrece la falsedad, mas el impío causa repugnancia y verguenza.