10 El corazón conoce su propia amargura, y un extraño no comparte su alegría.