18 Delante de la destrucción va el orgullo, y delante de la caída, la altivez de espíritu.