2 Todos los caminos del hombre son limpios ante sus propios ojos, pero el SEÑOR sondea los espíritus.