21 El que engendra un necio, para su tristeza lo engendra, y el padre del necio no tiene alegría.