22 El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu quebrantado seca los huesos.