22 No digas: Yo pagaré mal por mal; espera en el SEÑOR, y El te salvará.