21 La herencia adquirida de prisa al principio, no será bendecida al final.