2 El rico y el pobre tienen un lazo común: el que hizo a ambos es el SEÑOR.