4 La recompensa de la humildad y el temor del SEÑOR son la riqueza, el honor y la vida.