31 No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece en la copa; entra suavemente,