28 No seas, sin causa, testigo contra tu prójimo, y no engañes con tus labios.