20 El Seol y el Abadón nunca se sacian; tampoco se sacian los ojos del hombre.