25 El hombre arrogante suscita rencillas, mas el que confía en el SEÑOR prosperará.