26 El que confía en su propio corazón es un necio, pero el que anda con sabiduría será librado.