10 Los hombres sanguinarios odian al intachable, pero los rectos se preocupan por su alma.