12 Si un gobernante presta atención a palabras mentirosas, todos sus servidores se vuelven impíos.