24 El que se asocia con un ladrón aborrece su propia vida; oye la imprecación, pero no dice nada.