27 Ella vigila la marcha de su casa, y no come el pan de la ociosidad.