12 y digas: ¡Cómo he aborrecido la instrucción, y mi corazón ha despreciado la corrección!