15 Por tanto su desgracia vendrá de repente; al instante será quebrantado, y no habrá remedio.