24 Cuando no había abismos fui engendrada, cuando no había manantiales abundantes en aguas.