7 Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó para gloria de Dios.