7 porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado.