15 Quiebra tú el brazo del impío y del malvado; persigue su maldad hasta que desaparezca.