28 Tú les das, ellos recogen; abres tu mano, se sacian de bienes.