12 humilló pues, sus corazones con trabajos, tropezaron y no hubo quien los socorriera.