29 Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron.