30 Entonces se alegraron porque las olas se habían aquietado, y El los guió al puerto anhelado.