2 ¡Cuán bienaventurados son los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan!