4 Tú has ordenado tus preceptos, para que los guardemos con diligencia.