20 Quebrantada está mi alma anhelando tus ordenanzas en todo tiempo.