22 Quita de mí el oprobio y el desprecio, porque yo guardo tus testimonios.