50 Este es mi consuelo en la aflicción: que tu palabra me ha vivificado.