6 Bendito sea el SEÑOR, que no nos ha entregado como presa de los dientes de ellos.