4 entonces las aguas nos hubieran anegado, un torrente hubiera pasado sobre nuestra alma,