6 Mi alma espera al Señor más que los centinelas a la mañana; sí, más que los centinelas a la mañana.