3 Ciertamente no entraré en mi casa, ni en mi lecho me acostaré;