2 Tú conoces mi sentarme y mi levantarme; desde lejos comprendes mis pensamientos.